ESTAMOS AQUI

domingo, 29 de abril de 2007

LA CONTRA REFLEXION DOMINGUERA A ADRIAPOLIS

Joer, ten amigos pa'esto. Te levantas un domingo por la mañana y como siempre, te vas a tomarte el café al ordenador para echarle un vistazo a la prensa virtual, y me encuentro con la ventanita del messenger de Adria, abajo:

"Hola Malo"

"Mi reflexión de hoy es: ¿La persona inteligente siempre duda?"

O algo así, por qué mi primera reacción ha sido: ¡Será posible el catalán, coooooño! ¿A que hora se levanta para preguntarme esto? Y he cerrado la ventana. Craso error el mío.... ya no me lo he podido quitar de la cabeza. Como cuando no te sale el nombre de la palabra que tienes en la punta de la lengua. Venga a darle vueltas.... le habré dado vueltas que he perdido el sentido de su reflexión y ya me he hecho la mía. De lo que estoy seguro es de que iba sobre la inteligencia.

Claro a ver cosas que se me ocurren para contestarle al sesudo del blog de enfrente sobre la inteligencia y, hacerlo yo pensar a él:

  • El inteligente convive con la gente sin criticar, necio critica sin convivir.

Pues empezamos bien, si lo acabo de criticar ¿No te das cuenta de que estás quedando como un necio? Pero bueno, eso no es una crítica, es cariño; lo aprecio, él lo sabe y conoce mi sentido del humor, sino le doy un poco de caña... no sé.

  • Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no puedan aprender, desaprender y volver a aprender (Alvin Toffler)

Esta es buena ¡Vaya que sí! ¿A ver como se le queda el cuerpo? Crochet de derecha, je, je.

  • Los hombres honestos se casan pronto, los listos nunca.

Huuuuuuumm, seguramente esta me cueste hoy una pelea con una que yo me conozco, pero estamos hablando de inteligencia. "¡Que dice listos, no inteligentes!" Perdón, como soy honesto....

  • La búsqueda de la sabiduría es un puente sin barandillas atravesando un abismo. Si alguien está demasiado cerca del lado derecho, le digo "ve hacia la izquierda". Si se acerca demasiado al lado izquierdo, le digo, "hacia la derecha". Porque los extremos nos alejan de la verdad y por tanto de la sabiduría.

Esta para decirla bien hay que: afeitarse la cabeza, poner los ojos en blanco, buscarse una túnica de color rojito, adoptar la postura de la flor de loto y si la puedes pronunciar con alguna "l" en vez de alguna "r".... la bordas. Por supuesto no debes olvidar terminarla diciendo: mi pequeño saltamontes.

No sé, no estoy del todo convencido... la única forma de darle caña a Adria es responderle con sus mismas armas, y me acuerdo de su blog, así pues, aprovechando que es domingo, os voy a contar un cuento de Javier Mariscal (Cuentos para regalar a personas inteligentes) y, que cada uno reflexione un poco:

Vocación por la música

Sentir vocación por una tarea es una bendición de la vida. Cumplir con una llamada interior, satisfacer la profunda necesidad de realizar una actividad con el propio estilo eleva a cualquier hombre a su más brillante condición.

Por el contrario, cuando se traiciona un anhelo, el corazón se seca. Entonces cualquier éxito genera fatiga y aburrimiento. Los logros son sólo aparentes, no llegan a nutrir, empobrecen.

Un hombre rico confesó con tristeza su personal fracaso. Con cierta complicidad e ingenio dijo:

Desde niño senti una enorme vocación por la música. Era una temprana pasión. Pero me ocurrió algo terrible. Siendo muy joven salí de casa para escuchar un magnífico concierto. Y justamente en al puerta me encontre un billete de 100 dólares. No había nadie. "¿Que habría hecho usted, Enrique?", me pregunto con gran curiosidad, como si estuviese seguro de mi respuesta. "Dígame ¿Lo habría cogido o no? Si le ocurre algo así ¿que haría?"

Era una fiesta: a cada paso más dinero.

En un momento dado observé que estaba frente a la sala de conciertos, exactamente donde quería ir, pero si seguía avanzando llenaba más la bolsa. Decidí continuar caminando. ¿A quien le iba a dejar lo embolsado? Así durante cuarenta años, acumulé dólares con enorme facilidad. ¿Quien me iba a cuidar lo que había juntado? " Y aquí estoy, Enrique, rico y sordo."

Muchas veces la vida nos presenta conflictos de motivaciones. Y perdemos el rumbo por que nos negamos la vocación y nos enredamos con intereses múltiples.

De los laberintos se sale hacia arriba. Para ser un buen negociador en la vida hace falta decisión firme y buen oído. Vocación por la música.

Es tan fácil hacerse uno de "bolsa": con riqueza desafinada para lo esencial. Sin alegría, elevación, ni inteligencia.

¿Como era la reflexión Adriapolis? Yo me voy,a compra la prensa escrita y a tomarme algo con mi familia, que luce el sol y mañana puente porque me lleva la corriente.

2 comentarios:

Adriàpolis dijo...

Querido amigo, la relfexión profunda y tempranera era la siguiente:

Los hombres inteligentes siempre dudan. ¿será verdad?

Te dejo otra para que la cultivéis ...

Si no puedes ayudar, molesta. Recuerda que lo importante es participar.

Y finalmente, otra
Si eres capaz de sonreir cuando todo está errado, sencillamente es porque ya sabes a quién le vas a echar la culpa.

¿Cierto?

El Malo dijo...

Que alguien me suejete, jajajajajajajaajja

;-D

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.