ESTAMOS AQUI

sábado, 2 de junio de 2007

LA SUCESIÓN ¿DENTRO O FUERA?

Tengo un buen amigo que por razones personales, que no vienen al caso, deja un puesto directivo en un importante grupo de empresas. Han estado buscando el relevo durante meses entrevistando a cientos de personas, de ellas 15 o 20 más en serio. Y mientras a más gente se entrevistaba, más le gustaba a mi amigo su candidato interno, por el que apostó desde el inicio, aun cuando no tuviera una amplia experiencia de base fuera de la empresa. Su apuesta se fundamentaba en que al tratarse de una empresa muy peculiar con sutilezas muy importantes, el candidato interno, debido a que ha estado en la empresa desde hace tiempo posee una compleja comprensión de las características y la cultura organizativa y puede aprender del mundo exterior más fácilmente de lo que una persona ajena podría hacerlo. En definitiva, considera que es mejor una persona con menos experiencia pero que realmente conozca el negocio y en la que la gente confíe, que traer a alguien de fuera que quizás les destruya.

Hablaron con muchos profesionales brillantes , con talento y con amplia experiencia, pero parecía que lo que más les preocupaba era cómo cambiar esta empresa o cómo ponerle su marca personal y no ¿cómo voy a entender yo esta empresa?, cuando lo que están buscando no es a alguien que llegue y lo cambie todo, sino que buscan a alguien que llegue y dirija su modelo de negocio.

Pero después de todo me dice, a pesar de haber seleccionado un sucesor externo, que ha sido un buen proceso ya que si se hubiera elegido desde el principio, al candidato interno siempre se habrían lamentado de que quizá deberían haber buscado fuera y así, si éste no cumple las expectativas esperadas, siempre tendrán a su candidato interno, dándose cuenta entonces de que no lo han elegido a él porque fuera lo más fácil, sino porque sin duda es el mejor y con más talento.


Talento. ¡Me gusta esa palabra! Tan diferente de "empleados". Tan diferente de "personal". Tan diferente de "recursos humanos". ¡Talento! Sólo pronunciar la palabra hace inflarte y sentirte bien contigo mismo. Talento. ¡Es el componente más estratégico, el factor de supervivencia, la gran ventaja competitiva de las organizaciones!. Pienso que el gran fallo de las empresas, está en la escasa importancia que se le otorga al plan de sucesión .No suele estar tipificado y cuando alguien sale o decide irse de una organización, muchas veces y para no crear un conflicto interno, las empresas lo que hacen es buscar a directivo con reputación contrastada dentro de la comunidad profesional, pero sucede que muchas veces cuando hay un sucesor éste no sale elegido por determinados personalismos. Y eso es un error. La búsqueda del profesional se debe principalmente a que la empresa no ha desarrollado a nadie dentro de sus filas o que quieren contrastar sus posibles candidatos con otros ajenos a la organización sin darse cuente que el estímulo a trabajadores con talento, tiene sin duda resultados positivos duraderos.


Desde aquí quiero desearle mucha suerte al candidato seleccionado, ya que el listón ha quedado demasiado alto. Muy dificil de igualar y mucho más de superar.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.