ESTAMOS AQUI

lunes, 16 de abril de 2007

LO POLITICAMENTE CORRECTO Y LO CORRECTO SIN MÁS

En estos tiempos en los que hemos sido capaces de entender las reivindicaciones de carácter social de los trabajadores, hemos asumido, al menos en teoría, que la política de igualdad es la mejor manera de desechar la discriminación de las mujeres, hemos integrado plenamente el concepto de derecho a la salud en nuestros postulados jurídicos y políticos, hemos entendido que la población que sufre alguna discapacidad requiere una especial atención por parte de los poderes públicos y de la sociedad, hemos asumido que otras costumbres foráneas, casi siempre de influencia anglosajona, pueden ser perfectamente integradas en nuestras pautas de conducta (moda, música, gastronomía...).¿Porqué nos cuesta tanto, a la sociedad y a las administraciones públicas, entender, integrar y salvaguardar los derechos de este grupo humano que recibe el nombre de "inmigrantes"? Curiosamente nuestro recelo, nuestro rechazo, es selectivo, no va hacia la figura del extranjero (alemán, norteamericano, inglés o francés), sino hacia el inmigrante que además suele ser económicamente débil, es decir, POBRE.

Quiero pensar que la gente es solidaria cuando conoce las cosas, pero ¿de verdad queremos conocerlas?, por qué no cerramos los ojos cinco minutos y pensamos en las penurias que tiene que pasar día a día un inmigrante para subsistir en las dificultades, en las humillaciones, en la separación, en la estrechez y la fragilidad de cada familia inmigrante, especialmente de los refugiados, desterrados, de los evacuados, de los perseguidos? Y entonces preguntarnos ¿Cómo nos gustaría que nos trataran, las demás "personas"?.

Cada inmigrante es una esperanza, pero no sólo para él, sino también para su familia y para el país que le acoge

Esto que os cuento es una reflexión en voz alta, o tal vez mejor dicho es una desilusión al ver cómo en los últimos días personas que se creen inteligentes y con "carrera" no tratan de la misma forma a estas personas que a las demás: dan por hecho que son vagos, delincuentes o que les vienes a quitar no se el qué…No lo sé, tal vez sea que estoy viendo fantasmas donde no los hay.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.